Microinfluencers, marcas y marketing

Microinfluencers, marcas y marketing

¡Cómo está el mercado de influencers y microinfluencers!. Aunque ya escribí El éxito del microinfluencer hace un año, lo voy a retomar. No, no es oro todo lo que reluce. La competencia, también en este ámbito, es encarnizada. Y hablo con conocimiento de causa, ya que yo también hago campañas para diferentes marcas y productos de vez en cuando.

No diré que pasa en todos los casos, pues conozco gente muy profesional y que trabaja maravillosamente, pero también veo cómo se persiguen unas a otras (y unos a otros) intentando pisarse las campañas, llevarse un producto gratis con malas artes (producto que, en muchos de los casos, se puede adquirir en cualquier tienda por unos pocos euros), se arrastran ante las marcas para conseguir las mejores campañas, se llevan fatal e intentan desacreditarse en público (todos hemos visto algún circo de este tipo), etc, etc, etc.

A todo esto hay que añadir que todavía hay muchísimas marcas que se decantan por mirar el número de seguidores sin tener en cuenta el gran valor que los microinfluencers pueden aportar, por no hablar del engagement rate que consiguen con su comunidad.

¡Y lo mucho que hay que trabajar!. No se trata de lanzar una campaña dejando una publicación que mencione a la marca en cuestión. Hay que mover esa publicación, post, tweet o lo que se haya acordado. Darle visibilidad. Todo esto significa trabajo, dedicación y muchísimo mérito, cosas que no le son reconocidas.

microinfluencersLas plataformas de influencers y microinfluencers no siempre ofrecen las mismas campañas a todos. Y son tantos, que el presupuesto para cada campaña se agota enseguida. Así que toca estar pendiente a cada rato por si sale una nueva campaña en la que poder participar; y no sólo eso, sino que ha de tener la suerte de que su candidatura a una campaña sea aceptada.

Y luego hay muchos trucos para conseguir seguidores y que las marcas se fijen en nuestros perfiles (aquí me arriesgo a que unas cuantas me odien, pero ¡eh, creo que alguna ya me odia!). Como el reunirse varias microinfluencers, comprar un producto entre todas (o lote de productos) y organizar un sorteo en el que una de las bases ineludibles es seguir a los perfiles de las organizadoras.

Sí, hay muchos más, como localizar las fotos en sitios tan peculiares como Singapur. No sé si este truquillo sigue funcionando, pero hace un par de años causó furor porque se descubrió que haciéndolo de este modo, las fotos de Instagram obtenían muchas más reacciones que poner de localización un pueblo recóndito de cualquier provincia.

Y también hay todo un negocio detrás de la obtención de seguidores por medios no demasiado ortodoxos, aunque sobre esto ya han corrido ríos de tinta y no voy a descubrir nada nuevo, pero sigue habiendo cuentas que por unos poquitos dólares/euros disparan su “popularidad”. Ahora bien, las redes sociales empiezan a luchar contra este tipo de prácticas y son ya muchos los perfiles que están cayendo.

Poco a poco algunas marcas (que no todas) se van dando cuenta de que no es tan importante la cantidad de seguidores que un perfil tenga, sino que lo es mucho más la capacidad que ese perfil tiene de interactuar con ellos y conseguir mucho más alcance real del que obtendrá una celebrity.

Los seguidores de un microinfluencer suelen ser clientes potenciales (e incluso prescriptores potenciales y prosumidores o prosumers) de cualquier producto que una marca desea lanzar o impulsar. Y tiene mucha más credibilidad, ya que todos sabemos que un macroinfluencer cobra cantidades nada despreciables por un simple comentario o foto sobre una marca o producto, sin molestarse en ir más allá de ese comentario. El público es consciente de esto y sabe que no es que MegaInfluencer consuma esa marca en su día a día, sino que se queda en una simple transacción comercial.

Si el término microinfluencer, acuñado desde hace relativamente poco, suena cada vez con más intensidad, es porque su efectividad es notable y una gran opción para cualquier campaña de influencer marketing.

microinfluencersLas empresas ven que el presupuesto destinado a un solo influencer o celebrity tiene muchísima mejor acogida y resultados si lo destina a unos cuantos microinfluencers. Una estrategia mucho más asequible y con un impacto nada desdeñable.

Y surgen plataformas que conectan marcas con microinfluencers, como Social Publi y Twync entre otras, con cada día más usuarios registrados en sus filas.

Pero no es tan sencillo ni tan fácil. Cualquiera puede llegar a ser un microinfluencer, pero todavía hay un larguísimo camino que recorrer, dado que las grandes marcas aún prefieren trabajar con influencers y celebrities y desconfían de los perfiles con menos de diez mil seguidores.

Se suele confundir influencer y microinfluencer con embajador de marca y no es lo mismo, aunque en algunos casos la línea de separación entre unos y otros sea muy difusa. Un embajador de marca es alguien al que le encanta una marca determinada y sigue a esa marca por todas las redes haciendo una gran publicidad de ella de forma natural, es decir, es un gran prescriptor.

Hoy en día hay herramientas que permiten localizar influencers y microinfluencers para cualquier estrategia de marketing, por ejemplo Heepsy o Klear. Las marcas se van animando a usar estas herramientas para, por ejemplo, realizar sorteos con gente que se implica en sus campañas sin tener que realizar inversiones desorbitadas.

Sea como sea, personalmente creo que las estrategias de marketing con microinfluencers son una maravillosa opción, con un gran potencial que todavía está en expansión y que da fantásticos resultados con un buen retorno de inversión.

¿Y tu, te animas a probar una campaña con microinfluencers o a empezar a monetizar tus perfiles en redes sociales? Tal vez te interese este otro post 👉 Ganar dinero con tus redes sociales – Influencer Marketing

microinfluencers

4 comentarios sobre “Microinfluencers, marcas y marketing

Deja un comentario

Responsable: Ana Patricia González Cardesín.
Finalidad: Gestión de los comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Destinatarios: Los datos que me facilites estarán ubicados en los servidores de Webempresa (Unión Europea). Ver Política de Privacidad de Webempresa
Derechos: Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad de los datos que me proporcionas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: